El edificio

Con sus 45 plantas, rectangulares de 38 por 50 metros de dimensión, la Torre Picasso de Madrid se hace visible desde cualquier zona de la ciudad, convirtiéndose en una referencia constante.

Además de su atractivo exterior, es el interior lo que realmente impacta a los usuarios o visitantes, proyectado desde su nacimiento para un destino muy concreto:

Albergar oficinas del más alto nivel, espacios inteligentes y adecuados para proporcionar los servicios más avanzados en cuanto a tecnología, comodidad y aprovechamiento del espacio.

Su diseño permite modular tanto su arquitectura como instalaciones hasta adaptarlos a cualquier necesidad de espacio de sus clientes, sea está en una sola planta o varias plantas.

Torre Picasso es uno de los edificios en altura que cuente con instalaciones y prestaciones más avanzadas existentes mediante un riguroso programa de mantenimiento, haciendo de ella un gran referente.

Estructura

La Estructura de Torre Picasso está diseñada con dos objetivos:

1.- Permite grandes zonas diáfanas de hasta 11,5 metros sin pilares que perjudiquen la distribución consiguiendo mejor aprovechamiento del espacio para el trabajador.

2.- Permite sobrecargas de uso de 300 Kp/m2, pudiendo duplicarlas en zonas de viguería.

Fachada

Compuesta de paneles de aluminio con aislamiento de manta de vidrio formando columnas por todo el edificio y vidrios continuos de 24 mm de espesor y 12 mm de cámara de aire. Así aprovechando  la luz natural y disminuyendo el uso de la climatización

Torre Picasso utiliza cookies propias y de terceros para mantener la sesión, personalizar la experiencia del usuario, y obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Política de cookies